FORMACIÓN, PLANIFICACIÓN Y MARKETING

Mi foto
SAN VICENTE DEL RASPEIG, ALICANTE, Spain
DIRECTOR DE PROYECTO, MARKETING Y COMERCIALIZACIÓN. La virtud está en el término medio (Aristóteles).

viernes, 26 de marzo de 2010

¿ALQUILAR O COMPRAR?

Tras dos artículos dedicados a la reflexión y a la forma de enfocar el objetivo de cada uno, creo que iba siendo hora de proponer algo dedicado al sector con el que me gano las castañas. Adjunto un artículo del pasado miércoles del diario Expansión:

http://www.expansion.com/2010/03/12/economia-politica/1268397802.html

Este artículo me pareció muy interesante, puesto que hace mucho tiempo que vengo discutiendo del asunto con expertos, familiares, amigos... en fin, ya se sabe, en España todos creemos tener conocimientos sobre el sector inmobiliario.

El caso es que la cultura popular en nuestro país, como bien se indica en el artículo, es que la mejor opción es la compra. Siempre que he discutido sobre las dos opciones con alguien, chocaba contra una pared cuando intentaba explicarle que, bajo mi humilde opinión, el alquiler es una muy buena opción para una mayoría de la población.

Está claro que depende de cada caso que una opción sea mejor que otra, pero he sentido muchas veces estar nadando contracorriente cuando he defendido el alquiler como una maravillosa opción para disfrutar de tu residencia habitúal. Creo que en este artículo he encontrado un argumento más para apoyar mi tesis. Aunque siempre defenderé la libre opinión y utilizar la prensa como un medio y no un fin.

Hay que resaltar que la pregunta la veo dirigida a los que buscan su primera residencia principalmente, aunque en Europa no es extraño encontrar a alguien que ha ido mejorando la calidad de sus inmuebles y siempre ha vivido de alquiler.

Probablemente, el alquiler, sería una buena solución para reducir muchos de los problemas del sector inmobiliario. ¿Qué pensáis que es mejor para un promotor, cargar con el coste de tener una vivienda vacía u obtener algún ingreso mediante el alquiler?.

Si éste es más beneficioso para el usuario e incluso puede llegar a ser comprador del inmueble algún día, la respuesta satisface a todas las partes. De hecho todos hemos visto cúal ha sido la opción comercial más utilizada por promotores, e incluso ya las entidades financieras, para desprenderse del stock.

El problema es la cultura inmobiliaria en nuestra nación que, a mi entender, por desgracia, tiene demasiados adeptos a la propiedad. En ésto estoy totalmente de acuerdo con lo que dice el artículo.

En cuanto al cambio que se plantea, creo que el último párrafo define perfectamente la realidad, será muy improbable que cambie la mentalidad aunque la "coyuntura" y el panorama económico que se avecina, provocará que aumente la opción del alquiler.

Por si algún joven está pensando emanciparse, le recomiendo que rumíe muy bien si sabe qué consecuencias tiene la opción de la compra en propiedad y, si ya ha elegido ésta, es por convicción o por tradición.

En términos generales, aunque cada caso es único, el panorama laboral y económico no ayudan a la opción de endeudarse hasta los dientes, así que mi consejo es planificar muy bien lo que uno está dispuesto a hacer antes de obtener un inmueble basándose en que "así, la casa es mía" o "yo tengo dinero para comprarla (me lo da el banco)", aunque la segunda opción se esfumó como tal hace un par de años. También es cierto que las condiciones para arrendatarios y arrendados en España son muy mejorables.

Así que mi respuesta a la preguntita es clara:

ANTES QUE ENDEUDADO, ALQUILADO!!

De todas formas me gustaría escuchar vuestras opiniones razonadas, ánimo!!

domingo, 21 de marzo de 2010

INTELIGENCIA INTUITIVA

Repasando las noticias que he ido acumulando en mi base de datos desde 2007 mientras realizaba el Master de Project Manager, cuando algunos atrevidos auguraban la mayor crisis económica de todos los tiempos, me he dado cuenta que "Spain is different" por muchas cosas, pero sobretodo por creer más en lo que nos cuenta el "vecino" que en lo que nos muestran nuestros propios ojos.

Hace unos meses pude leer el libro "INTELEGENCIA INTUITIVA" de Malcom Gladwell y en él nos explica que, raras veces, tomamos decisiones por nuestra intuición, por esa parte del cerebro que trabaja infinitamente más rápido que la parte consciente y a la que, si hiciéramos más caso del que le hacemos, probablemente conseguiríamos mejores resultados en nuestras lides. Si estáis interesados, os aconsejo su lectura.

El caso es que, entre las noticias que he recopilado, me han llamado la atención éstas dos:
1. http://www.abc.es/20090109/economia-laboral/desempleo-seguira-subiendo-este-20090109.html
2. http://www.abc.es/20091230/economia-/peor-paso-salvo-para-200912302202.html
Ambas se llevan prácticamente un año de diferencia y las predicciones de la primera son comparables a las de la Pitonisa Lola si leemos la segunda. A destacar que en la primera se prevé una mejora en creación de empleo para finales de 2009 y en la segunda no se sabe nada, excepto que el paro seguirá en aumento durante 2010.

Y como éstas, otras muchas noticias. Aún más. Cualquiera de nosotros escuchamos o vimos en las noticias de principios de 2008 lo que nos contaban los políticos de uno y otro bando. Unos pintaban la crisis como una amenaza que se podía domesticar con ciertas medidas y otros como si no se avecinara ninguna crisis, "sólo era una leve recesión". Los años han ido pasando y ni unos ni otros han acertado.

No creo que nosotros lo hubiéramos hecho mejor, entre otras cosas porque nadie puede adivinar el futuro. El acento lo quiero poner en que todos aceptamos lo que nos dicen. Blanco o negro. Cuando leemos, vemos o escuchamos las noticias y comentarios con los que nos fusilan cada día sacamos conclusiones razonadas por nuestra consciencia, pero que realmente está sesgada por la información que nos dan. Esa información, de forma intencionada o no, nos prepara para tomar una decisión. Para creer que la crisis va a peor o a mejor; para trabajar más por miedo al paro o estando en el paro relajarse porque aún quedan dos años de subsidio y ya mejorará todo, (casos verídicos); para votar al blanco o al negro. Para elegir.

Probablemente si, muchos hubieran mirado a su alrededor al principio de este periodo de decadencia se hubieran dado cuenta que su vecino se había quedado en paro con 50 años y 30 trabajados y pasaban los meses sin encontrar uno nuevo. Que algunas de las entidades financieras, inmobiliarias y casi de cualquier sector más importante de nuestro país y del mundo se iban a pique. Que los Estados necesitaban pregoneros pitonisos que anunciaran el camino a seguir, aunque ni ellos mismos sabían dónde estaban. Y con todo eso, dejar de escuchar a los pregoneros.

Ver y reaccionar. Asustarse de lo que uno empezaba a ver y tomar una decisión. Llámese precaución, riesgo, lo que sea, pero actuar en beneficio propio y de los demás.





Eso es lo que la mayoría, entre ellos los que nos gobiernan y algunos de los que crean empleo, no hicieron. Se dedicaron a escuchar, esperar, pensar, esperar... y, a estas alturas de 2010, parece que no hay más remedio que actuar.

Algunos pocos, sí cogieron el toro por los cuernos. Crearon nuevas empresas, compraron lo que necesitaban, etc. Son los que han dado un paso adelante, mientras el resto lo daba hacia atrás. Son ésos que, cuando pase esta tempestad, salga el sol y venga otra nueva tormenta, estarán a salvo y los demás criticarán por ser una minoría.

Ésta vez estoy viendo pasar la tormenta, pienso, siendo joven para valorar en qué barco estoy. Sólo espero que cuando venga la siguiente, los que me rodean, y yo mismo, pertenezcamos al grupo minoritario.

Significará que hemos mejorado en INTELIGENCIA INTUITIVA.

miércoles, 3 de marzo de 2010

REFLEXIÓN PREVIA


Saludos a todos,

Lo primero que deseo hacer en este blog es mostrar mi agradecimiento a todos aquellos que dediquen un sólo segundo a su lectura y participación.

Dado que mi perfil es el de un joven relacionado con el mundo inmobiliario desde hace años y que el sendero profesional y personal me ha conducido por diversas facetas de la construcción y la promoción, dedicaré mis comentarios especialmente a estos temas. Pero en primer lugar quiero reflexionar sobre algo más genérico.

Sin entrar a valorar qué campos son de mayor conocimiento para unos o para otros, sí me gustaría exponer, como inicio de éste blog, algo que a todos nos afecta seamos constructores, analistas, empresarios u operarios, con familia, solteros, pobres o ricos.

Independientemente de las ambiciones que tengamos, todos andamos en esta vida por un camino concreto. A veces nos salimos de él y cogemos otro. Pero siempre que miremos atrás podemos ver la senda marcada. Ese sendero en ocasiones se ha elegido y otras veces no. La mayoría de veces es mixto. Pero, ¿podemos elegir el camino futuro?

Probablemente no del todo. En mi opinión lo importante no es saber qué pasará, sino saber qué está pasando para poder reaccionar a tiempo y retomar el camino.

Planificar, sirve para saber por qué carretera conduces y a dónde quieres llegar. Si después te desvías, te paras, o simplemente, no llegas, sólo tú debes poder decidir cómo reaccionar. Si hemos planificado previamente, podremos "monitorizar" los contratiempos y dar otro paso más a continuación.

Pero, ¿a caso no entra dentro de lo personal lo profesional?.

Muchas veces he escuchado eso de: "¿Trabajar para vivir o vivir para trabajar?".

Personalmente creo que, es decisión de cada uno escoger la primera opción y no la segunda.

No quiero ser crítico con los que peor lo están pasando durante esta crisis galopante que a todos nos ha tocado vivir, pero, al igual que en la vida, en el ámbito profesional sólo cada uno de nosotros podemos decidir qué hacer. El paro, las carencias económicas, que tu empresa esté en quiebra, todo eso no depende de tí, pero si sabes por dónde vas, (has planificado), puedes decidir cómo retomar el camino.

Como bien comenta en una de las opiniones de su blog mi amigo Ángel Nájera: "Sí depende de nosotros". Ver: http://angelnajerapmp.blogspot.com/

Así pues, como primera reflexión, antes de entrar a comentar el mercado inmobiliario, construcción y otros, me gustaría que todos valoraran el hecho de que, ante cualquier contratiempo, se puede reaccionar.

Planificar a tiempo es anticiparse a la inseguridad.